Centros de corte Láser – La intensidad de la luz.

Entre las tecnologías de corte, es sin lugar a dudas la más fascinante. El corte láser se realiza utilizando un resonador (fuente láser) donde se genera el haz de luz que, transportado a través de una serie de espejos, alcanza y pasa a través de la lente de focalización. El proceso de corte consiste en transformar en calor la energía absorbida por el material en la zona donde el haz está focalizado. Este calor, según el material cortado, provoca localmente la fusión, combustión o vaporización del mismo, mientras la expulsión del material superfluo en la zona de corte, se verifica a través de la acción de un gas, llamado gas de proceso o de corte. La característica principal del corte láser está representada por el hecho que no existe contacto con la pieza a cortar, por consiguiente, se pueden alcanzar velocidades de corte muy elevadas que, en cualquier caso, no se obtienen con los sistemas de corte clásicos. Es posible cortar formas complejas, con altísima precisión y con una notable calidad de la superficie de corte, sin la necesidad de ulteriores trabajos de acabado. Con fuentes de potencia adecuada, se garantiza además una alta productividad incluso sobre espesores muy reducidos, donde los sistemas de corte tradicionales no logran resultados aceptables. Finalmente, dado que el haz láser focalizado es extremadamente fino, el espesor de corte es siempre muy reducido, traduciéndose en mínima pérdida de material. Con esta tecnología, es posible cortar la mayor parte de materiales, con elevados resultados cualitativos y productivos.

NUESTRAS MÁQUINAS - CENTROS DE CORTE LÁSER

  • SENIOR F/R
  • SENIOR 2D
  • SIMO 3D